Crónicas navideñas de una familia limeña madrileña

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/c81/62079151/files/2014/12/img_7898.jpg

Este post trata de cómo, aunque no lo parezca, somos diferentes, pero también trata de cómo hemos aprendido a aceptar nuestras diferencias y ceder, de vez en cuando, ante las costumbres del otro. Este año nos tocó vivir la Navidad a la manera de Borja y su madre. Siempre he impuesto mi Navidad con el tonto argumento de que soy la única con espíritu navideño y eso no es justo. Tengo que admitir que para mí ha sido complicado porque imaginar la Navidad sin pavo es un golpazo pero a todo se sobrevive y comer besugo tampoco está mal.
Decir que no te gusta algo sin antes haberlo probado está feo y como la vida de Juan está justo en medio de esos dos mundos hay que probarlo todo.

Después de este año he aprendido que hay que encontrar el termino medio y que nuestros platos siempre tendrán pavo y besugo, por decirlo de alguna manera. Que da igual si los regalos los trae Papá Noel o los Reyes porque los regalos no son importantes sino estar con toda la familia. Y que los Pidal Gonzales-Daly siempre tendremos un reto mayor que la mayoría de familias en estas épocas, estar todos juntos, y pase lo que pase, aunque no quede presupuesto para regalos, lo que tenemos que hacer siempre es movilizarnos unos u otros al otro lado del charco para no tener que pasar una navidad más separados.

Y ahora voy a meterme un poco con todo el mundo y así nos reímos un rato. ¡OS QUIERO!

Perú fue colonia española durante cientos de años, es católica en su mayoría al igual que España y compartimos villancicos, pero a pesar de todo esto a la hora de montarnos la Navidad tenemos culturas distintas. Cuando uno está en medio entiende muchas cosas y se ríe de muchas otras. Os presento este Diccionario navideño limeño-madrileño. Ay, que me pierdo entre tanto ‘eño’.

Cena navideña.
1. España. Cada uno come en su casa lo que le da la gana pero aunque se coma besugo, cordero o lombarda SIEMPRE HAY JAMÓN Y MARISCO.
2. Perú. Hay tradiciones propias como el arroz con pato y pedir Chifa en Navidad pero el 99.9% de los limeños ese día comemos pavo, puré de manzana, puré de camote, arroz árabe, ensaladas agridulces y jamón glaseado. Lo más probable es que vivamos de las sobras hasta Nochevieja y tras una semana de comer pavito en todas sus versiones nos guardamos y no lo volvemos a comer hasta la siguiente Navidad principalmente porque ya estamos HARTOS.

Papá Noel.
1. España. No es nadie. Bueno sí, es un señor gordo vestido de rojo que se inventó Coca Cola y por algún motivo incomprensible archienemigo de los Reyes Magos. Seguro que por algún lado hay un libro titulado Papá Noel se cargó a los Reyes. Digo yo que en un mundo que es un crisol de culturas Papá Noel y los Reyes pueden convivir ¿no? Con ceso, por supuesto, para no ser duro con el bolsillo de los padres.
2. Perú. Le adoramos, le reverenciamos, le damos de comer y como es verano, a veces, le damos licencia para que vaya en camisa de flores, shorts y chanclas. Le respetamos y no queremos que se vaya nunca. Hace muy felices a los niños aunque tengo que admitir que a mí me daba pánico. Los regalos no me daban pánico.

24 de diciembre
1. España. Se cena o se picotea en familia, muchas veces con la tele de fondo porque si esto no fuera verdad no habría tanta gala navideña en las distintas cadenas.
2. Perú. Se cena (nunca con la tele, la tele en Navidad no existe), se brinda y los regalos se dan uno a uno mientras se va cantando de quién para quién es. Si te toca el último regalo a lo mejor te has quedado dormido antes pero no pasa nada porque tu mamá te despertará para que no te lo pierdas. A las 12 nos abrazamos todos y nos felicitamos la Navidad e incluso NACE el niño que aparece como arte de magia en el nacimiento a las 12:00 sharp, como los ingleses. No hay fiesta navideña peruana que se precie que termine antes de la 1:30 am con alguno, si no todos, con varias copitas de más. Eso es así.

25 de diciembre
1. España. Los que crean en Papá Noel encontrarán regalos bajo el árbol por la mañana. Se desayuna como siempre: café, tostadas, etc. La comida se hace en familia. Yo este año hice panqueques navideños y fue la gran revolución.
2. Perú. Los que creen en Papá Noel ya tienen puestos sus regalos y cargados los mp3 que les trajo la noche anterior. La magia de la mañana de Navidad no existe. Como ha sobrado pavo el día empieza con un sánguche. Nada más terminar el desayuno se hornea el segundo pavo del año y se prepara toda la comida para juntarse con el otro lado de la familia, al que no se vio el 24 por la noche, y comer todos juntos. La verdad es que se podría alimentar a millones con la cantidad de comida que hacemos, la austeridad no existe. Se hace otro intercambio de regalos larguísimo cantando cada regalo. A las seis de la tarde cuando termina el festejo ya está todo el mundo preparando su plan playero porque sí, las fiestas en Lima, se viven en la playa.

Nacimiento
1. España. El belén en España es lo más importante. ES GIGANTE y en muchos casos tiene habilitada una parte especial del salón. No falta nadie, hay pueblo, torre, castillo, colina y hasta un grupito de animales muy simpático. Cuenta la leyenda que hay un belén en León decorado con TODAS las sorpresas de los huevos Kínder. Mi amiga Marta puede dar fe.
2. Perú. En esto somos más minimalistas y la mayoría de nacimientos cuentan con María, José y el niño Jesús que no aparece hasta pasadas las 12:00 del 24 de diciembre. Aquí ni hay castillo, ni papel maché ni cerámica en frío. Somos mucho más sosos.

Espumillón
1. España. Existe y mucho.
2. Perú. No le llamamos espumillón y no podría decir cómo se llama. Existe pero no es protagonista.

La Lotería
1. España. Está la de Navidad y la del Niño. El que no juega, al menos a la primera, es un bicho raro.
2. Perú. Sólo tenemos La Tinka pero se juega todo el año, como los Euromillones. No creo que suban las ventas en Navidad porque no es una lotería de Navidad. Habrá algún loco que vaya a jugárselo todo al Casino pero claro, eso se llama ludopatía y nada tiene que ver con las fiestas.

Roscón v.s. Panetón
1. España. ¡Que viva el roscón de Manolo!
2. Perú. Un panetón bueno bien, uno malo mejor no porque sabe a popurrí floral.

Historias como la nuestra habrá miles y a lo mejor no hace falta ser de tan lejos. Seguro que la Navidad en Lugo poco tendrá que ver con la de Palma pero si nos quedamos con la base, son todas igual.

¿Otro extraterrestre en la sala?

Besos a todos y Felices fiestas. HO HO HO.

P

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. desmadreando dice:

    Quiero saber dónde en León está ese Belén de huevos kinder!!! 😉 y si te entiendo perfectamente!! México se parece a Lima 😉 un besote Desmadroso

    Me gusta

  2. Mambru dice:

    ahh me identifiqué harto! acá en alemania se parece a españa en varias cosas de la navidad con la excepcion de q los niño reciben regalo por San nicolás el 5 de dic y luego por la llegada del niño el 24. La bajada de reyes no trae regalo. y yo desde q llegue solo celebro peruvian style jaja y es que acá no habia una costumbre definida me quede horrorizada y desde esa vez se vive la cena como en perú solo q los niños abren los regalos a las 6 q regresan de misa .. tab me quede en schock jajaja es mas no tenia puesto mi atuendo navidense yo juraba q seria a las 12 o 10 en fin! jaja

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s