Six months

20140123-152411.jpg

20140119-153330.jpg

Quiero celebrar los seis meses de mi hijo hablando del esfuerzo que requiere traer una persona al mundo. Tener un hijo no es cosa fácil y esto se lo digo a todos los “uy, tengamos un bebé porque nos encantan los bebés” y a los “hace un año que nos casamos ya toca un niño ¿no?”. Tener un hijo por los motivos incorrectos hace que tu misión como padre no salga bien porque tener un bebé es sacrificarse para darle lo mejor.

Durante estos primeros meses de la vida de Juan casi ni he salido, mi ropa es exclusivamente apropiada para la lactancia materna, no me he cortado el pelo, no he dormido más de cinco horas seguidas, eso en un día bueno porque normalmente son tres, y lo más importante es que no me he separado de él. Es mío.

Pero pese al sacrificio y la paciencia infinita estos seis meses junto a él han sido los mejores de mi vida y me he demostrado a mí misma que puedo con todo. Gracias a ello tengo un hijo precioso, grande, fuerte, sano y feliz.

Cuando un hijo se ríe a carcajadas, está absolutamente loco por los besitos, parece un ratoncito con dos dientecitos y te mira como si no existiera nadie más en el mundo llena completamente cada espacio de tu vida.

Te quiero mucho, mi Juan. Eres lo más. Lo vamos a pasar cañón.

* El 99.9% de ese sacrificio se llama lactancia materna.

Today I want to celebrate my son’s six months talking about the effort that means to bring a kid to the world. Having a baby is not an easy job and this goes for all the “hey, we love babies. Let’s have one!” and the “we’ve been married for a year now it’s time for the baby”. Having a child for the wrong reasons ruins your mission as a parent because having a baby is sacrifying yourself to give him the best.

During Juan’s first months I’ve barely gone out, my clothes are all breastfeeding appropiate, I haven’t cut my hair, sleeping more than three hours in a row is a luxury but the most important thing is that I haven’t left his side. He is mine.

Despair the sacrifice and the infinite patience these six months i’ ve had the time of my life and now I know I’m capable of anything. That’s the reason why I have a beautiful, strong, healthy and very happy baby boy.

And now comes the fun part in which your baby laughs out loud, is absolutely wacko about kisses, looks like a tiny mouse with his two teeth, looks at you as if there was nobody else in this world and completes you in every single way.

Love you little Juan. You’re the best. Life will be a blast!

* 99.9% of that sacrifice is called breastfeeding.

20140119-215325.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s